in

Un muchacho pasa la mayor vergüenza de su vida cuando va a cenar a la casa de su novia

Un muchacho entra en una farmacia y dice al farmacéutico:
—Señor, deme un preservativo. Mi novia me invitó esta noche a cenar en su casa y está que se derrite por mí, así que esta noche le voy a dar su merecido. 👿👿👿

El farmacéutico le despacha el preservativo y cuando el joven va a salir, se devuelve y dice:
—Mejor deme otro preservativo porque la hermana de mi novia, que esta riquísima, me hace unos cruces de piernas que le veo hasta las entrañas, y no voy a desaprovechar ese papayazo…

Coge el segundo preservativo, y se queda pensando un momento y de nuevo se devuelve y dice: —Deme uno más, porque mi suegra también esta como quiere… cuando no está mi novia delante, me hace unas insinuaciones que añañayyy…

Llega la hora de la cena y el muchacho tiene a un lado a su novia, al otro a la hermana y enfrente la mamá de ambas. En ese instante llega el padre, que se sienta al frente de la mesa. El muchacho baja la cabeza y empieza a rezar:

—Señor, te damos gracias por los alimentos… Bendícenos a todos… Y perdónanos si en algo te hemos ofendido…

Pasa un minuto y el chico sigue rezando. 🙏🙏🙏

A los diez minutos de rezos y oraciones la novia le dice:

—No sabía que fueras tan religioso… 😲

—¡Ni yo que tu papá era el farmacéutico! 🤣🤣🤣

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Comentarios

Comentarios

¿Cómo te pareció?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

El papá de Jaimito le explica la diferencia entre “teóricamente” y “realmente”

El hombre que quería hacer el amor con su mujer; lo logro pero algo terrible ocurrió